viernes, 19 de agosto de 2016

Ustari la paso mal en clásico argentino.

Ustari, el arquero de atlas comento a mediotiempo la triste historia que vivió en el equipo Newell’s Old Boys a un da de disputarse el clásico tapatío, el tubo amanezcas que lo obligaron a dejar el club lo más rápido posible, hoy el portero de atlas pide que el parido ante chivas sea un partido en paz y con tranquilidad.

“Me tocó vivirla lamentablemente en el último club donde estuve, perdimos los Clásicos y la situación en la calle no era la mejor y determina que uno decida probar otras cosas. Yo he recibido amenazas de todo tipo, me decían: ‘te vemos en la calle te matamos, llamadas por teléfono, en redes sociales. Yo ya había decidido por la tranquilidad mía y de mi familia, que no seguiría en el club antes de que terminara el campeonato, porque no es lo que quiero para mí y mi familia”.

Ustari dijo que lamentablemente deberían de mirar las formas en que se vive los clásicos en argentina, sobre todo para que no se estén repitiendo los dichos actos no solo en México si no en todo el mundo.

“Tendrían que ver cómo se viven los Clásicos, y que después de cada Clásico siempre hay una familia que queda triste porque pierde un hijo, porque le matan a un hijo, porque le matan a un padre, porque pasan cosas de violencia al extremo, entonces, tendrían que fijarse en eso, que lamentablemente pasa en mi país, y se darán cuenta y valorarán lo que tienen acá, esto es una fiesta, es un partido de futbol, cuando el árbitro pite el final, que la gente entienda que ahí se termina el partido”.

Las malas acciones que toman los que dicen ser los aficionados de su equipo, es algo que jamas entendería el portero del atlas.

“Creo que no tiene que ser parte de un deporte, se puede perder, se puede ganar, ningún jugador irá para atrás, es un juego, se gana, se pierde, se empata, pero hoy hay un negocio, un fanatismo que particularmente yo no lo entiendo y nunca lo entenderé. No me parece normal que pasen por la casa de un compañero y le disparen a la casa, son cosas que nunca me habían tocado vivir y espero si está en mis posibilidades no volver a vivirlas jamás”.