martes, 2 de agosto de 2016

Mariana Avitia buscara el oro en rio 2016

Con la medalla colgada al cuello, y aferrándola entre sus manos, Mariana Avitia miró al cielo y agradeció a Dios porque su sueño se convertía en realidad.

A sus 18 años escribía una página histórica en Londres 2012. Era la primera regia en alcanzar una presea olímpica, la de bronce, en la prueba individual de tiro con arco y, junto a la plata de Aída Román, abría el medallero en este deporte para México, que por vez primera enviaba un equipo de arqueros.

Ese 2 de agosto Mariana coronaba su segunda cita olímpica, luego de un reñido duelo con su amiga y compatriota Aída, y de un viento persistente que no descontroló su puntería contra la estadounidense Kathuna Lorig, a quien arrebató el tercer lugar.

Ya en Beijing 2008 había sido la revelación del torneo, cuando logró escalar al octavo puesto a sus apenas 14 años.

Sin embargo, esta chica apacible, de ojos café claro y oscuro cabello lacio, cuenta que de niña practicaba patinaje de velocidad, y al ver a su hermano Santiago competir con el arco y la flecha en la Olimpiada Nacional 2002, en Querétaro, le dijo a su padre, el arquitecto Santiago Avitia Hernández, que también quería intentarlo.

"Mi papá trataba de convencerme de seguir en el patinaje porque apenas me habían comprado el equipo, pero como seguí insistiendo habló con Pepe Almanza, el entrenador de mi hermano, y cuando me hizo las pruebas dijo que tenía mucho futuro en ese deporte.

"Yo tenía 7 años, y me desesperaba porque no es de llegar y tirar luego luego. Tienes que agarrar la técnica, mantener la coordinación, el control y la concentración. Me tardé tres meses para lanzar mi primera flecha, y cuando lo hice, dije: 'Esto es lo mío'".

En sus inicios, Mariana fue entrenada por Almanza, de origen cubano, y hasta la fecha, por el chino Zhang Zheng.

Sencilla y de sonrisa cálida, dice que a los 9 años cosechó sus primeras medallas en una Olimpiada Nacional, con plata individual y oro en equipos.

Después fue a los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007.

Alcanzó el bronce en la Copa Mundial de Santo Domingo 2009 y fue segunda por equipos en los Centroamericanos de Mayagüez 2010.

También ganó una presea dorada por equipos en los Panamericanos de Guadalajara 2011, y en la Olimpiada Nacional de Puebla 2012 fue la deportista con más podios de honor a nivel estatal y nacional, con siete oros.

Mariana tiene 22 años y es la menor de tres hermanos que, al igual que su mamá, María del Carmen Martínez Silva, y su padre Santiago, suelen acompañarla y apoyarla en sus competencias.

Por sus férreos entrenamientos y viajes continuos, estudió la preparatoria y la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la UANL, en línea y en forma presencial cuando era posible. Aficionada a la fotografía, estudia inglés y es seguidora del grupo musical La Leyenda.

Mariana es amiguera y muy cercana a su familia, por lo que luego de ganar el bronce en Londres 2012 y 7 oros en la Olimpiada Nacional 2013, hizo una pausa para disfrutar más tiempo con ellos y con su novio Iván del Ángel.

En ese lapso también pasó por una cirugía menor, se perdió un par de justas internacionales, y al retomar las competencias sufrió altibajos, así como triunfos reflejados con preseas de oro, plata y bronce en distintas ediciones de la Copa Internacional Arizona.
Desafortunadamente, no tendrá acción en Río de Janeiro 2016.

"En el primer selectivo no tiré muy bien, eso me afectó muchísimo. En el segundo mejoré los resultados, pero me quedé a 6 puntos de estar en la Selección rumbo a los Olímpicos.

"Fue muy difícil para mí, al principio, porque quería estar en mis terceros Juegos Olímpicos, pero con el apoyo de la gente que me quiere fui superando todo esto, y me estoy preparando con todo para Tokio 2020".


Por María Luisa Medellín