lunes, 25 de julio de 2016

El caso es que no siempre fue maravilloso.

Juegos Olimpicos por Internet
Gerard López: "Estoy satisfecho, pero hay que continuar"
FC Barcelona
Gerard López: "Estoy satisfecho, pero hay que continuar"
Rexach, el Liverpool y los 29 contactos
06-08-2016 10:53
La fugacidad del pensamiento, la injusta valía de la inmediatez reflejada en 60 segundos. Era un mal Barcelona, pero sin duda, no se dejó de ser unos meros deficientes aficionados.
Francisco Javier Roldán Pérez
Francisco Javier Roldán Pérez
Twitter
Facebook
Google Plus
Rexach, el Liverpool y los 29 contactos
Overmars en 2001 (foto:skysports)

El caso es que no siempre fue maravilloso. No, nada lo es eternamente. Como en todo, la exigencia tiene distintos niveles. El posicionamiento o alcance de cualquiera de ellos, es decir, la demanda que de ser correspondida saciará al interesado, va a depender de los ofrecimientos que haga el producto en cuestión durante un prolongado período de tiempo. Así, el grado de satisfacción, o simplemente el de conformidad, es tan relativo que estando ante el mismo estímulo con una diferencia temporal no necesariamente amplia, lo que hoy nos hace llorar de pena o temblar de impotencia, otrora nos hubiese hecho saltar de alegría.

Y en el fútbol no podía ser distinto, porque este deporte no es más que eso, es la cotidianeidad de la vida. Son las relaciones sociales, las conversaciones diarias, los ensueños y desvelos, las horas de televisión en familia -o en detrimento de ella- o las disputas entre cerveza y cerveza. Las emociones terrenales elevadas al grado superlativo, pero, al fin y al cabo, un conjunto de básicos sentimientos fácilmente modificables.