viernes, 8 de julio de 2016

De Nigris quiere de regreso al chupete en rayados

El jugador chileno Humberto Suazo regreso al banquillo de rayados a saludar a los viejos amigos, hay se encuentro con Aldo de nigris, quien fue su compañero de goles en rayados muchos años donde fueron la dupla más peligrosa que ha tenido en la historia del club el jugador no escondió el deseo de mirar al chileno de nuevo en el platel rayado.

“Ya le pedí el acta y dos fotos también por si quiere otra vez registrarse. Obviamente muy feliz, verlo en el vestidor y ver lo que representa es muy bueno para todos, es positivo y son sentimientos muy bonitos, esperemos sea un gran homenaje para él”, comentó De Nigris a manera de broma.

Compartieron más que goles convertidos, también las asistencias para así marcar goles y ganar títulos que compartieron en el monterrey, Aldo se queda con el buena persona que es Humberto y lo ser humano, a que le brindaba su apoyo cuando las cosas no estaban marchando bien y que le daba palabras de aliento par ano decaer.

“Es una alegría muy grande por lo que vivimos juntos, por lo que vivimos como compañeros, tanto en la cancha como fuera de ella, son experiencias muy buenas. Yo siempre lo he dicho, me importa más la persona que lo futbolístico, más allá de todo lo que se ganó, él me hizo crecer tanto como jugador como compañero. En lo personal también pude ayudarlo en algo, es mi sentir, espero que esa relación de amistad dure para siempre que es lo más bonito que deja el futbol.

“La dupla (con Suazo) se dio sin querer y funcionó bien para el equipo en general, al final no solo era la dupla, era un equipo unido como se demostró, un equipo con casta de campeón que buscamos siempre lo mejor para el compañero, creo que es lo que se busca también en el presente y se vio el torneo pasado”, comentó el delantero nacido en la Sultana del Norte.

Cuando el chileno inicio con rayados fue de maravilla rápida adaptación, y una vez que estaba complementando rápido llegaron los existo.

“Se enojaba a veces pero sabía cuando cometía un error, pedía disculpas. Al principio no era tan sociable y luego se acopló totalmente, cuando se acopló era un ser humano increíble, ayudó muchísimo más al equipo y fue cuando el equipo comenzó a carburar y a ganar campeonatos”, comentó Aldo.