viernes, 22 de abril de 2016

Tigres por una remontada jamás lograda por ellos

Para poder realizar otro aztecazo, los felinos tendrían que hacer una de las arañas que nunca han hecho.

Desde que regreso el Tuca Ferreti al banco en el 2010, los tigres nunca avían perdido un partido de eliminación directa, ya sea en la liga mx, o concachampions o también en la libertadores, por eso no tiene experiencia en las remontadas en los partidos de vuelta como visitantes.

La tercera era "Tuca" había tenido 10 partidos de ida en el Estadio Universitario con seis triunfos y cuatro empates, por lo que la del miércoles ante el América en la ida de la Final de la Liga de Campeones de la Concacaf fue la primera caída ante su gente en este tipo de duelos.

Otro antecedente en contra de los felinos para su visita del próximo miércoles al Estadio Azteca es el reciente recuerdo de tres vueltas de Finales perdidas en patio ajeno.

Tigres está obligado a ganar para ir al Mundial de Clubes y es algo que no ha sido capaz de hacer el cuadro felino cuando cierra una Final de visitante.

La mala racha inició en el Azteca en el Apertura 2014 al caer ante América por 3-0, mismo marcador que repitió en el Estadio Monumental contra River Plate en la Copa Libertadores 2015 y en el tiempo regular ante Pumas en el Estadio Olímpico Universitario, que en tiempo extra cambió a 4-1 obligando a los penales que ganó 4-2.

Así de sufridas han sido las últimas tres Finales para Tigres en esta era Ferretti, porque las primeras dos las cerró en casa y no tuvo problemas en imponerse a Santos en el Apertura 2011 y a Alebrijes en la Copa MX del Clausura 2014.

Y si ese es el pasado reciente, el presente tampoco es muy halagador, porque los Tigres están obligados a ganar por dos goles de diferencia para al menos forzar el tiempo extra si el resultado es 2-0 o ser campeones si lo hacen anotando tres o más goles.

Y en lo que va del Clausura 2016, sólo en una ocasión han sido capaces de lograr un marcador similar, con el 3-1 en Puebla al visitar a los Jaguares de Chiapas.

Por si eso fuera poco, el América sólo ha perdido un partido en casa por dos o más goles de diferencia, el de la Jornada 3 que Pachuca les ganó por 4-1.

Así que antes de derrotar a las Águilas, los Tigres tendrán que vencer a sus fantasmas recientes para lograr un reto que luce incomparable.


Por ÉRICK RODRÍGUEZ